domingo, 10 de febrero de 2013

EL SUEÑO DEL BEBE


La llegada de un bebé a casa es causa de muchas alegrías pero también de modificaciones a nuestras vidas ya que principalmente el sueño del bebe influirá determinantemente en nuestro descanso.  Durante las primeras semanas, el ciclo de sueño y vigilia de tu bebe se regirá de acuerdo a las necesidades de alimentación, es decir, se despertará porque tiene hambre y se dormirá porque está saciado.  A partir de las 6 semanas esta relación entre alimento y sueño empieza a diluirse; un patrón de sueño adecuado es fundamental en el desarrollo de tu bebe  ya que el sueño contribuye a la maduración del sistema nervioso y el cuerpo produce en mayor cantidad la hormona que estimula el crecimento.  Una rutina bien establecida contribuirá a ajustar los horarios para dormir en tu bebe.
Enséñale a diferenciar el día de la nocheAl nacer tu bebe dormirá indistintamente durante el día y la noche; ayúdale a diferenciar el sueño nocturno al diurno a través de los ruidos cotidianos durante el día y teniendo actividades de juego; y  por la noche crear un ambiente relajado, con pocos estímulos, y estableciendo una rutina como bañarlo, ponerle su pijama, y tener luz tenue.  Así distinguirá entre irse a dormir por la noche y las siestas comunes del día.

Vístelo adecuadamente.  Asegúrate que la ropa de noche que le pongas a tu bebe lo deje transpirar y que de preferencia sea de algodón; evita ropa con cordones o accesorios con los que pudiera lastimarse o enredarse.

No lo acostumbres a dormir en tus brazosPuedes acunarlo un poco sin embargo tu bebe deberá estar acostado en su cuna antes de quedarse dormido.

Crea una rutina para ir a dormir.  Siempre en un mismo horario llévalo a su cama siguiendo una rutina establecida por ti como: contarle un cuento, ponerle música tranquila, hacerle un masaje después del baño.  Esto servirá para que tu bebe reconozca que llegó la hora de dormir.  Establecer rutinas le dará seguridad a tu bebe, ya que así le anticiparas que es lo que va a pasar después.

Utiliza un muñeco, manta o cobija que le guste.  Así se sentirá acompañado en la cama a la hora de acostarse o por si se llegara a despertarse por la noche.

Si llora o se despierta, no lo lleves a tu cama. Asegúrate que no este mojado, no tenga frío o calor y una vez atendido, acompáñalo, acarícialo hazle saber que estar ahí mas no lo levantes de su cuna y quédate con el hasta que vuelva a dormirse o este tranquilo, evita encender la luz de su habitación.

Se firme y consistente en cuanto a los limites relacionados a la formación de los hábitos de sueño en tu bebe, acompañados de paciencia y amor.

Mucha suerte y a dormir!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario