jueves, 10 de enero de 2013

EL APEGO

Los niños establecen una relación especial con un pequeño grupo de personas, que por lo general son quienes los cuidan y estimulan, que los alimentan, hablan y juegan con ellos, que les hacen caricias y los mecen. Esta es la relación de apego y posee tres características principales.  En primer lugar es probable que el niño se acerque a estas personas para jugar o cuando se siente mal, cansado, aburrido, hambriento o temeroso.  En segundo lugar, esas personas calman y tranquilizan al niño con mayor facilidad que cualquier otra persona.  Por último el niño no muestra miedo cuando se encuentra con estos adultos y puede explorar sin ansiedad en situaciones extrañas cuando estas personas están cerca.
¿Cómo se establece el apego?
El bebé sonríe, balbucea, llora, manipula, etc.  Generalmente es la mamá el blanco de estas respuestas.  La mamá alivia el hambre, el frío y el malestar del niño y mientras realiza estas actividades, el bebé estudia su cara y su forma, balbucea y de vez en cuando sonríe.  A consecuencia de la repetición diaria de estas interacciones los niños quedan apegados a sus cuidados.
Hacia los cinco o seis meses de edad los bebes habrán diferenciado a sus cuidadores de otras personas y no le permitirán a cualquiera que los carguen, los arrullen o los alimenten.  Solo unas cuantas personas especiales se han ganado este privilegio y con ellos es más probable que el niño sonría, quiera jugar y a los que no sentirá miedo.  Pueden sentir apego por más de una persona y los apegos de la infancia pueden modificarse. El apego se desarrolla en cuatro fases:
Fase 1. De nacimiento a los tres meses aproximadamente, el bebé prácticamente no discrimina una persona de otra, sus conductas se dirigen hacia cualquier persona próxima.
Fase 2. Hasta los seis meses aproximadamente, el bebé responde más a las figuras familiares que a las extrañas. Esto se manifiesta con más sonrisas y más placer al ver a las personas conocidas, unido a una mayor pena cuando éstas se alejan.
Fase 3. Puede prolongarse hasta el tercer año, el niño busca la proximidad física y el contacto con quienes estableció el apego. Los niños realizan conductas explicitas por estar cerca de quienes los cuidan.
Fase 4. A partir de los tres años, el niño usa varias conductas para influenciar la conducta del objeto de su apego y satisfacer su necesidad de cercanía. En esta etapa se pueden ya observar los siguientes tipos de apego:
APEGO SEGURO, Son niños capaces de dejar a sus papás por corto tiempo para explorar el ambiente, pero regresan esporádicamente o los busca con la mirada para asegurarse de su presencia. Puede interactuar con extraños.
APEGO INSEGURO, El niño no se le despega a sus papás, prefiere estar cerca de ellos que explorar el ambiente. 
AUSENCIA DE APEGO, Es el niño extremadamente independiente.  Nunca busca la atención, aprobación o contacto con el padre.  Si éste se aleja, el niño no se inmuta.  Le da igual estar cerca de familiares que de esxtraños.





No hay comentarios:

Publicar un comentario