miércoles, 26 de diciembre de 2012

EDUCACIÓN PARA LA PAZ

Educar en la resolución no violenta de conflictos.
La resolución no violenta de conflictos es un tema complejo y apasionante que liderea la UNESCO, como un sistema para resolver conflictos entre las naciones y parte de formar seres humanos dispuestos a cambiar la sociedad, la escuela, la familia para vivir en un mundo mejor.
Educación para la paz, plantea la formación de personas críticas y reflexivas, capaces de analizar su realidad y transformarla; busca la reflexión-acción como una manera de lograr que niños y adultos examinen las posibilidades soluciones a los problemas o conflictos que se presenten en la vida diaria; logrando convertirlos en experiencias educativas para promover los valores de paz y derechos humanos.
Para diseñar experiencias en los valores de la Educación para la Paz, es importante que todos los miembros de la comunidad desarrollen habilidades interpersonales que fomenten las relaciones.
La colaboración mediante el conocimiento de los gustos y preferencias, logra la aceptación como personas por ello, en el salón de clases se deben propiciar dinámicas que permitan a los niños conocerse entre sí. Por ejemplo, es importante saber quiénes son los miembros de su familia, los gustos en la comida, paseos que disfrutan, sus preferencias en las mascotas, etc. Esto permite fomentar la confianza entre ellos, ingrediente indispensable para resolver problemas cuando se presenten.
La experiencia es un aspecto fundamental para aprender a solucionar conflictos, tanto papás como maestros tienen que estar muy atentos para ser mediadores a la hora que éstos se presenten.
Los pasos para la resolución de conflictos son:
· Acércate suavemente, con actitud mediadora.
· Recupera la información: ¿qué pasó?
· Habla de los sentimientos y necesidades: “veo que estás triste, enojado”.
· Establece el problema: “ah, el problema es que …”
· Busquen juntos una idea genial para encontrar una solución que les convenga a ambos.
· Da seguimiento.

El papel del mediador toma fuerza porque todos deseamos ser escuchados y entendidos, lo cual conlleva a la autorregulación y finalmente a la adquisición de valores que promueven una convivencia pacífica.

Educar niños con inteligencia emocional, enseñarles a reconocer el dolor o alegría interna; dar la oportunidad de hablar de sus sentimientos, comprender qué es lo que está pasando para lograr que enfrenten sus problemas, sólo se logra si aceptamos sus sentimientos.
La inteligencia emocional es una forma de educar a los niños para comprender sus sentimientos y la capacidad de resolver problemas, esta tarea requiere no solo poner en práctica las técnicas de resolución de conflictos sino ser un ejemplo y mantener una actitud abierta para expresar sus sentimientos.
Para comprender este nuevo lenguaje tenemos que aprender y practicar las siguientes ideas:
  • Escucha activamente: el lenguaje corporal juaga también un rol
  • Acepta el sentimiento como si fueras un espejo verbal: “ah” “mmm”
  • Pon la misma cara que tiene el niño sin burla ni exageración, para mostrar empatía: espejo visual.
  • Dale un nombre a los sentimientos: te veo triste, estás muy enojado, estas ansioso
  • Da paso a la fantasía: “Entiendo que te encantaría comer una paleta helada antes de la comida” (no quiere decir que se la vas a dar)

Durante un conflicto cuando el sentimiento esta “a flote”, en su máxima expresión, no hay cabida para pensar con claridad, de ahí que si logramos entenderlo y verbalizarlo, se abre la posibilidad de pensar en soluciones para resolver el problema.
Nuestra finalidad en Kindergym es generar una visión humanista que permita hacer el cambio en la educación brindando a los niños herramientas para que sean capaces de enfrentar sus conflictos en un ambiente de no violencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario