martes, 23 de octubre de 2012

MI HIJO NO QUIERE COMER

Cuando nuestros hijos no quieren comer nos preocupamos porque no se están nutriendo bien, porque se les bajarán las defensas, o simplemente porque sentimos que algo no estamos haciendo adecuadamente como padres.

Es común que alrededor del primer cumpleaños los niños ya no quieran comer tanto como lo hicieron durante meses anteriores. Esto es normal y se puede deber a varios factores:

  1. El crecimiento del niño es menor al del primer año; por lo que la demanda de alimento decrece.
  2. Está desarrollando habilidades motoras y no le gusta estar sentado cuando hay un mundo para explorar.
  3. El alimento se puede convertir en un medio de control, y muchas veces el niño se resiste a comer para demostrar su autonomía, sobre todo cuando se le insiste demasiado. Además de tratar que coma para que crezca sano, intentarás enseñarle a comportarse en la mesa; debes de contemplar que estas son dos tareas separadas, ambas muy importantes, pero totalmente diferentes. Cuantas más reglas y normas trates de imponer a la hora de comer y en la mesa, tu hij@ entenderá que es el momento de entablar una lucha en la que ganará tu atención y la de quienes se encuentren compartiendo la hora de la comida.

Nuestra responsabilidad como padres es proporcionarle una variedad suficiente de alimentos nutritivos, pero será nuestro hij@ quien decida cuales y que cantidad comer. Esto le permitirá ir desarrollando un gusto y cierto autocontrol, además de contribuir a evitar las luchas en las que se puede convertir la hora de comer. Comer debe ser un gran placer y esto se aprende desde niño.

Algunas sugerencias para que los niños se nutran y coman lo suficiente son:

a) La hora de comida debe ser la más agradable del día; dejarlo comer con la familia e incluirlo en la conversación.
b) Preséntale comida que sea fácil de manejar, y no le ayudes a menos que él o ella te lo pida así, con gestos o palabras.
c) Si te pide ayuda limítate a llenarle la cuchara y deja que la tome con su mano y se la lleve el mismo a la boca.
d) De vez en cuando puedes hacer trampa mezclando lo que le gusta con lo que no.
e) Ofrécele todo al mismo tiempo y en pequeñas cantidades y permítele comer en cualquier orden o combinación.
f) Jamás utilices la comida como premio, castigo, chantaje o amenaza, trata de mantener al margen de la disciplina la comida de tu hij@.
g) Acepta que la comida termine cuando tu hij@ decida que ya comió suficiente, es decir, no lo obligues, se le deja el plato media hora, si en ese tiempo no ha comido se le retira el plato y solo se le da agua entre comidas pero no mucha porque también quita el apetito.
h) Darle gusto dejando que toque la comida, use la cuchara y el tenedor.
i) Darle lo que sabemos que le gusta y poco a poco introducir otros alimentos.


Lo mas importante ser paciente y tratarlo siempre con mucho amor, SUERTE!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario