martes, 18 de septiembre de 2012

GUIA DE DESARROLLO DEL BEBE Y ACTIVIDADES PARA ESTIMULARLO EN CASA parte 2

INFANTES
Este periodo abarca de los 7 meses a los 12 meses, aproximadamente. Algunos de los avances que se dan en el desarrollo del bebé durante este periodo son:

Desarrollo Sensorio Motriz: Mayor firmeza en sus músculos y logra controlar muchos de sus movimientos: se arrastra, gatea, se para sostenido, camina de lado apoyándose de muebles, se para sin apoyo y camina sin apoyo (algunos lo hacen al final de este periodo); Sostiene objetos con ambas manos simultáneamente; se lleva todo a la boca; Toma objetos cada vez más pequeños, primero opone el pulgar al resto de los dedos y finalmente utiliza el pulgar y el índice para tomar objetos muy pequeños como migas de pan; suelta los objetos a voluntad.

Desarrollo Cognoscitivo: Descubre un objeto que haya sido escondido en su presencia, hacia finales del periodo, busca un objeto escondido en el último lugar donde lo vio; hacia el octavo mes se da la permanencia del objeto;; hacia los nueve meses, espera efectos diversos y más complejos de sus acciones; es consciente de sus acciones; resuelve problemas sencillos como desviar un objeto para conseguir su juguete.

Desarrollo del lenguaje: articula palabras de dos sílabas por imitación (mama, papa); entiende algunas palabras, puede seguir instrucciones sencillas como dame, toma; asocia propiedades con cosas, por ejemplo maullido con gato o señala a la calle con la palabra coche; dice algunas palabras inteligibles, pero sus conversaciones todavía son balbuceos; hacia el año de edad, obedece órdenes y entiende el significado de “no”.

Actividades que puedes realizar con tu bebé durante este periodo:

PELOTAS

Ø Acuesta boca abajo al bebé y muéstrale frente a él la pelota, motivándolo a arrastrarse o gatear hacia él. Este ejercicio favorece el movimiento y la coordinación.

Ø Cubre la pelota medio desinflada con algún otro objeto y pregúntale dónde está la pelota. Motívalo a quitar el objeto para que la descubra y deja que la explore libremente. Esta actividad estimula el área cognoscitiva y la pelota medio desinflada le ofrece otra experiencia tactil.

Ø Dale un objeto ligero y luego muéstrale la pelota para que la tome. Tendrá que adaptar sus movimientos para hacerlo y descubrirá la diferencia de peso.

Ø Deja que juegue libremente con la pelota y dale instrucciones sencillas como: dame la pelota, toma, sigue la pelota, etc. Esta actividad favorece el desarrollo del lenguaje.

LINTERNAS
Ø Cubre la linterna con mascadas, telas o papel celofán de diferentes colores y proyecta la luz hacia la pared, moviéndola en diferentes direcciones. Esta actividad favorece el seguimiento visual y la diferenciación de colores.

Ø Acuesta boca abajo al bebé y proyecta la luz en el piso, muévela lentamente motivando al niño a seguirla y atraparla. Si tu hijo ya se para y camina apoyándose en los muebles, proyéctala en el sofá para motivarlo a caminar hacia ella. Este es un buen ejercicio de motivación para el movimiento y la coordinación.

Ø Coloca la linterna encendida bajo tu barbilla y modifica las expresiones de tu cara: contento, triste y enojado. Nombra el estado de ánimo que se refiere a la expresión. Esta actividad fomenta el lenguaje y le ayuda a reconocer estados emocionales.

Ø Cúbranse el bebé y tu con una cobija y enciende la linterna. Observen el movimiento de la luz. Acércala y aléjala para que observe tamaños, proyéctala arriba, enfrente, detrás o abajo para que conozca direcciones y, por último, prende y apaga la linterna varias veces para motivar su atención.

MASCADAS
Ø Siéntate frente a tu hijo y ponle una mascada sobre su cabeza. Pregunta “¿dónde está (Pedro)?” Dale tiempo suficiente para descubrirse, si no lo hace, quítale tu la mascada y con una gran sonrisa dile “¡Aquí está!” Ahora cúbrete tu e invita a tu hijo a quitarte la mascada. Con esta actividad se favorece la relación entre causa y efecto y apoya la comunicación.
Ø Mete un extremo de la mascada dentro de un tubo de cartón (papel higiénico) y motívalo a jalar el extremo hasta que salga toda la mascada. Después, invítalo a meter la mascada en el tubo. Dale instrucciones sencillas (jala, empuja) mientras hace la actividad. Esta es una actividad que ayuda a la coordinación.

Ø Envuelve su juguete favorito con la mascada y mete todo adentro de una caja o un bote, todo en su presencia. Invítalo a sacar su juguete, dándole tiempo para hacerlo. Si no lo hace, puedes hacerlo tu para que observe y volverlo a invitar a hacerlo solo. Esta actividad favorece la solución de problemas.

TOALLA DE PLAYA
Ø Si tu hijo aún no gatea, dobla la toalla y colócala bajo su abdomen de tal manera que lo levantes y quede en posición de gateo. Coloca, a una distancia prudente, un objeto atractivo que lo motive a ir hacia él. Este ejercicio le ayuda a fortalecer los músculos de brazos y piernas, fomenta el equilibrio y la coordinación.

Ø Invítalo a deslizarse o gatear sobre la toalla; esto le da otra experiencia tactil.

Ø Si tu hijo ya gatea, enrolla la toalla para formar un obstáculo entre él y el objeto que tiene que tomar. Observa cómo soluciona el problema. Si ya se para y empieza a caminar, pon el obstáculo y ayúdalo a cruzarlo. Además de la solución de problemas, este ejercicio favorece la coordinación y el equilibrio.

Ø Continúa utilizando la toalla como hamaca, pero ahora puedes variar el movimiento hacia arriba, hacia abajo; detener y reiniciar el movimiento o variando la velocidad. Dile lo que estás haciendo, por ejemplo: arriba, abajo, alto, siga, rápido, despacio. Esta actividad estimula el equilibrio y fomenta el lenguaje.

MUSICA

Ø Carga a tu bebé y dile que se van a subir a un carrusel con caballitos. Haz el sonido de los caballos. Pon música de marchas y baila con él girando, subiendo y bajando, moviéndote rápido y despacio. Esta actividad estimula el área auditiva y el equilibrio.

Ø Dale una sonaja y pon alguna canción para motivarlo a hacer sonidos al escuchar la música. Detén la música y observa la reacción del bebé. Espera a que de alguna manera te pida más música, puede ser con gestos, moviendo la sonaja o emitiendo algún sonido. Esta actividad fomenta la relación de causa y efecto y la atenciónauditiva.

Ø Dale latas, cajas y recipientes de plástico para que las golpee con una cuchara de madera o una cuchara y escuche los diferentes sonidos que produce cada material. Esta experiencia estimula la discriminación de sonidos y la relación de causa y efecto.

Ø Pon música y baila con tu bebé. Pídele a alguien que apague la música, en ese momento dejan de bailar. Al volverla a escuchar se reinicia el movimiento y así continúa hasta terminar la canción. Con esta actividad se establece la relación entre el sonido y el movimiento, fomentando la atención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario