martes, 11 de septiembre de 2012

GUIA DE DESARROLLO DEL BEBE Y ACTIVIDADES PARA HACER EN CASA (primera parte)

primera parte

 

Los primeros años de vida son fundamentales dentro del desarrollo del niño, ya que el Sistema Nervioso Central se va haciendo más sofisticado y complejo tanto en sus estructuras como en el funcionamiento. La estimulación que un niño recibe en estos años es la base para su aprendizaje y desarrollos futuros.


Un aspecto muy importante a considerar dentro del desarrollo infantil es que todos los niños siguen un mismo patrón de desarrollo, aunque el ritmo es diferente para cada uno. Los juegos y actividades que los padres realicen con su hijo deben tomar en consideración lo anterior para ofrecerle una estimulación adecuada de acuerdo con sus habilidades, necesidades y gustos.

Hemos diseñado esta guía de juegos con el propósito de que los padres participen activamente en el desarrollo de su bebé a través de actividades fáciles de realizar en casa. Se han distribuido las diferentes actividades en cuatro grandes etapas: Bebés, Infantes, Niños y Exploradores.

BEBES

Este periodo abarca, desde el nacimiento hasta los seis o siete meses de edad. El bebé nace con una serie de reflejos, la mayoría de sus respuestas son automáticas y están fuera de su control. Durante los primeros meses, estos reflejos van desapareciendo y sus movimientos adquieren mayor control a nivel voluntario. Es una etapa de grandes progresos.

Algunos de los avances que se dan en el desarrollo del bebé durante este periodo son:

Desarrollo Sensorio Motriz: Fuerza y control muscular en cabeza, hombros, torso y tronco; logra sentarse sin apoyo (hacia finales del periodo); Voltea y gira su cuerpo en todas direcciones; Mueve las piernas y las flexiona a voluntad, adquiriendo mayor fuerza; Descubre sus manos, estira los brazos para alcanzar un objeto y finalmente los toma utilizando las palma; puede sostener un objeto en cada mano y observar un tercero sin poder alcanzarlo aún (hacia finales del periodo).

Desarrollo Cognoscitivo: Discrimina voces y sonidos; voltea la cabeza para buscar objetos o sonidos que no están a la vista; en un principio se relaciona con el mundo por medio del ensayo y error, hacia finales de este periodo, utiliza su mente y acomoda sus movimientos para lograr un objetivo; repite acciones; deja caer objetos para observar su caída.


Desarrollo del lenguaje: Diferencia el llanto de acuerdo al sueño, hambre, malestar, etc; juega con los órganos que intervienen en el lenguaje como las cuerdas vocales y la lengua, hace burbujas de saliva; balbucea y emite sonidos para iniciar una interacción con las personas y objetos que lo rodean; hacia finales de este periodo, produce sonidos de una sílaba como ma, da y varía el tono, el volumen y la secuencia del sonido.

Actividades que puedes realizar con tu bebé durante este periodo:

PELOTAS
Ø Pasa la pelota sobre el cuerpo del bebé excepto en la cara. Hazlo sobre todo en las plantas de los pies y en las palmas de las manos. Esta es una experiencia tactil que le ayudará a tu pequeño a reconocer su cuerpo.

Ø Amarra un extremo de un listón como de 20 cms a la pelota y sostén el otro extremo. Acuesta al bebé boca arriba y muéstrale la pelota, moviéndola hacia arriba, abajo, a la derecha, a la izquierda y en forma circular. Esta actividad estimula el seguimiento visual y la coordinación ojo – mano.

Ø Acuesta boca abajo al bebé y muéstrale la pelota, rodándola frente a él en diferentes direcciones. Esta actividad le ayuda a acostumbrarse a estar boca abajo, posición básica para el gateo.

Ø Muéstrale la pelota de tal manera que acerque sus manos para atraparla; una vez que la tenga, deja que la sostenga y la manipule. Esta actividad fomenta la coordinación ojo – mano y la exploración del objeto.

LINTERNAS
Ø Sostén el pie o la mano de tu bebé para que lo vea y alumbra esa parte con la linterna, mientras nombras la parte que estás iluminando. Esta actividad sirve para que el bebé reconozca su cuerpo.
Ø Acuesta boca abajo a tu bebé y alumbra el piso con la linterna, moviéndola despacio de un lado a otro, o de arriba hacia abajo para que la siga con la vista. Este ejercicio fortalece los músculos oculares y le ayuda a fortalecer músculos de cuello, brazo y espalda.

Ø Coloca la linterna prendida bajo tu barbilla para que te ilumine la cara. Apaga la linterna y di el nombre de tu bebé, vuelve a encenderla. Repite la actividad varias veces. Con esto estás favoreciendo la atención y la búsqueda visual y auditiva.

MASCADAS
Ø Pasa un extremo de la mascada por todo el cuerpo del bebé, incluyendo la cara. Hazlo rápido y despacio. Con esta actividad le ofreces una experiencia tactil muy agradable.

Ø Pon la mascada sobre tu cara y acércate al bebé. Sopla para que observe el movimiento ondulante de la mascada y descubra alguna parte de tu cara. Esta actividad estimula el área visual y cognoscitiva.

Ø Sostén la mascada frente al bebé y muévela hacia los lados, arriba y abajo o cerca y lejos para que la siga con la vista. Aquéllos que ya la pueden agarrar, motívalos a hacerlo cuando la mascada esté en movimiento. Con este ejercicio favoreces el seguimiento visual y la coordinación ojo – mano.

Ø Mete un extremo de la mascada en la mano cerrada del bebé y suavemente jala la mascada. Cambia de mano. Esta actividad ofrece una experiencia tactil y motiva la fuerza en manos.


TOALLA DE PLAYA
Ø Acuesta boca arriba al bebé sobre la toalla y dale un paseo en línea recta y en zigzag. Repite la actividad acostándolo boca abajo. El paseo le ofrece un estímulo al equilibrio.

Ø Enrolla la toalla de tal manera que quede como un rodillo y acuesta boca abajo al bebé apoyando su pecho sobre el rodillo. Mécelo suavemente hacia delante y atrás. Esta actividad le ayuda al bebé a adquirir fuerza muscular en cuello, brazos y torso.

Ø Híncate sujetando un extremo de la toalla mientras que otro adulto lo hace sosteniendo el extremo opuesto para mecer al bebé suavemente como si fuera una hamaca. Cántale mientras lo meces. Esta actividad relaja al bebé y también favorece el equilibrio.

Ø Esconde con la toalla una cajita musical o la grabadora encendida con el cassette para que el bebé busque el sonido.

MUSICA
Ø Carga al bebé y baila con él al ritmo de música clásica. Esta música invita a un baile tranquilo con el que se permite el contacto físico y se estrecha el lazo afectivo.

Ø Acuesta boca arriba a tu bebé, tómalo de las pantorrillas y flexiona sus rodillas hacia el abdomen, de forma alternada, mientras escuchan una canción. Esta actividad fortalece las piernas y les da mayor elasticidad.

Ø Escuchen música tranquila ; carga al bebé y suavemente gira con él hacia la derecha y luego hacia la izquierda, baja y sube al bebé flexionando y estirando tus rodillas. Con este ejercicio estás motivando el equilibrio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario