miércoles, 27 de junio de 2012

MASAJE INFANTIL

Probablemente,tu bebé no es capaz de comprender tus palabras durante los primeros meses de vida, pero sí puede sentir el gozo que le produce el masaje. Además de reforzar la relación amorosa entre ustedes dos, el masaje le proporciona muchos beneficios para su crecimiento y desarrollo. Entre otras, reduce las hormonas del estrés, relajándolo y permitiéndole dormir mejor; favorece el sistema inmunológico, aumentando sus defensas; fortalece el sistema circulatorio, respiratorio y digestivo, ayudándolo a eliminar gases.


Por todo lo anterior, te invitamos a integrar el masaje dentro de tu rutina diaria con el bebé. Algunas cosas a tomar en cuenta para aprovechar al máximo esta experiencia, son: 


  • Un ambiente tranquilo y cálido donde pueda permanecer desnudo. 
  • La superficie debe ser cómoda y suave. Lo puedes hacer sobre una toalla mullida en tu cama o en el piso. 
  • El mejor momento del día es cuando sea agradable para los dos. Evita hacerlo si tiene hambre, sueño, se encuentra enfermo o justo después de comer. 
  • Por sus efectos relajantes, muchos bebés lo disfrutan antes o después del baño. Utiliza aceite vegetal como el de sésamo, pepita de uva o de almendras dulces porque se calienta al frotarlo entre tus manos y además lubrica su piel. 
  • Los movimientos de tus manos y dedos deben ser suaves, pero firmes.
  • Atrae la atención del bebé manteniendo contacto visual. Platícale o cántale mientras acaricias su piel, ya que tu mirada y tu voz le dan seguridad.
  • Observa y escucha a tu hijo. Si lo está disfrutando, repite el movimiento más veces. Si lo notas inquieto o molesto, cambia el movimiento o déjalo para después.
A continuación, te mostramos una rutina corta tomada de la técnica de masaje infantil de Vimala Schneider para que la realices en casa.


Piernas y Pies:


Vaciado hindú: Coge su tobillo con una mano y, con la otra, envuelve el muslo a la altura de la ingle. Deslízala con una suave presión hasta el tobillo y déjala ahí. Ahora la otra mano es la que se desliza del muslo al tobillo. Repite varias veces este movimiento rítmico (como si ordeñaras a una vaca). 


Pulgar tras pulgar: Desliza los pulgares, uno detrás de otro, desde el talón hasta la base de los dedos (como si arrastraras arena).


Dedos del pie: Con tus dedos índice y pulgar, gira presionando ligeramente cada dedo del pie, desde la base hasta la uña. Inicia con el dedo chiquito. Rodamientos: Acomoda tus manos abiertas en la pantorrilla y hazla girar con suavidad. Repítelo en el muslo (como si batieras chocolate caliente para sacarle espuma).


Vientre y Pecho:


Sol y luna: Con tu mano izquierda, dibuja círculos pequeños en la parte central del vientre. Simultáneamente, dibuja una “U” invertida alrededor del círculo pequeño, usando tu mano derecha. Ambos movimientos son de izquierda a derecha.


Caminando: Atraviesa el vientre del bebé, de izquierda a derecha ,“caminando” las yemas de tus dedos. 


Abrir un libro: Coloca tus manos juntas y planas en el centro del pecho y deslízalas hacia los lados por la caja torácica, como si aplanaras las páginas de un libro. Ahora, baja las manos, deslizándolas en diagonal para encontrarse en la base de la caja torácica y súbelas juntas hasta llegar al punto inicial. Imagina que dibujas un corazón.


Espalda:


Va y ven: Coloca ambas manos en la parte alta de la espalda, por los hombros y perpendicularmente a la columna. Velas bajando con un movimiento de vaivén, una mano va a la izquierda y la otra a la derecha, hasta las pompas y vuélvelas a subir hasta los hombros.


Círculos en la espalda: Con las yemas de los dedos, dibuja círculos por toda la espalda. Inicia con círculos pequeños y poco a poco ve agrandándolos. Evita masajear sobre la columna vertebral.


Cara:


Relaja tus ojos: Desliza tus dedos pulgares sobre sus cejas. El movimiento va del centro hacia fuera. 


Relajación de la mandíbula: Con las yemas de los dedos de ambas manos, dibuja círculos pequeños desde la barbilla hasta las orejas, pasa por detrás de las orejas y regresa a la barbilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario