miércoles, 4 de abril de 2012

LAS DOCE PREGUNTAS MÁS FRECUENTES SOBRE LA ALIMENTACIÓN DEL BEBÉ (segunda parte)



Cuando tu bebé pasa de la etapa de ser sólo un lactante a la de empezar a comer otros alimentos, surgen muchas preguntas sobre qué es lo mejor para que su alimentación sea completa.  Aquí te damos algunas recomendaciones que pueden ayudarte

Segunda Parte


7.    En mi familia hay muchas personas alérgicas al igual que en la de mi esposo, incluyéndonos a nosotros dos.  El pediatra de mi bebé ha dicho que hay que tener precaución con los cambios de leche y al introducir otros alimentos en su dieta, ¿qué hay de cierto en esto?

Mucho.  Lo ideal es que tu pequeño tome leche materna todo el tiempo que sea posible, y mientras estés dándole pecho es preferible que deseches de tu propia dieta alimentos como pescado y huevos.  Si ya se hace necesaria la introducción de alguna fórmula láctea, elígela con cuidado y siempre tomando en cuenta la opinión del pediatra. Luego deberás hacer lo mismo con los otros alimentos: lo mejor es que intentes con un nuevo alimento a la vez y se lo ofrezcas durante tres días seguidos sin mezclarlo con otro para ver si hay reacciones negativas.  Así sabrás qué es exactamente lo que le causa daño.  Te recomendamos que escojas para cada nueva prueba el mediodía porque se ese modo tendrás toda la tarde y la noche para ver si algo anda mal.  Debes estar pendiente de la aparición de erupciones cutáneas, vómitos, diarreas o dolores estomacales.  Si crees que algún alimento ha causado alguno de estos problemas, suspéndelo y consulta de inmediato a tu pediatra.  No le des chocolate, huevos, pescado, cítricos, jitomate o mariscos hasta que haya cumplido un año.

8.     ¿Debo darle a mi hijo leche entera o sin grasa? 

La Leche materna tiene gran cantidad de grasa y, por lo tanto, es bueno que tu pequeño continúe consumiendo lípidos hasta que cumpla por lo menos tres años. Además, la grasa de la leche es un excelente conductor de las vitaminas liposolubles.  Después de superada esta edad podrías cambiar a leche semidescremada.  De todas formas hay que ver a cada bebé de manera particular así que, en este caso, es bueno que consultes al pediatra.


9.    ¿Puedo utilizar aceite en la preparación de los alimentos del bebé?

La leche que toma tu bebé, bien sea materna o la fórmula que tu pediatra haya determinado para él, contiene los ácidos grasos necesarios para su óptimo desarrollo.  Sin embargo, cuando cumpla 11 o 12 meses, podrías darle sabor a algunos de sus alimentos utilizando un “poquito” de aceite vegetal.
 

     10.  ¿Cuándo debo darle frutas al bebé?

Entre los 4 y 6 meses se recomienda introducir en la dieta del bebé tanto frutas como verduras “frescas” (cuida que no hayan sido expuestas a exceso de luz y calor) proporcionan a tu pequeño la vitamina C que su organismo no puede producir.  En el caso de las frutas, hay bebés que no asimilan con facilidad su sabor y, a veces, la razón puede ser que no están suficientemente maduras y por lo tanto no tienen un sabor muy dulce.  Si tu pequeño no es muy amante de las frutas, prueba con las más dulces como peras y manzanas convertidas en papilla sin añadir azúcar. Si sólo quiere unas pocas cucharaditas, no lo obligues a comer más.  Poco a poco querrá otro tanto pero sin que lo fuerces, porque entonces las rechazará.


11.  ¿Son perjudiciales las verduras congeladas en la dieta del bebé?

Algunas de las vitaminas contenidas en las verduras desaparecen durante el proceso de enfriamiento excesivo.  Pero igualmente cuando adquirimos las verduras en el mercado ha pasado desde que fueron arrancadas de la tierra y llevadas al sitio de venta, y en ese proceso también pueden perderse parte de esos nutrimentos.  El consejo es que compres en el mercado las verduras “frescas” si vas a consumirlas en uno o, máximo, dos días. 

12.  ¿Puede la alimentación ayudar a evitar infecciones frecuentes en la edad infantil?

El funcionamiento del sistema inmune, que es el encargado de defendernos contra las enfermedades, depende directamente de la situación nutricional.  Por ello, mejorar la alimentación de tu bebé es un buen camino para conseguir que tenga los aportes adecuados de energía y nutrimentos, lo que contribuye a mejorar su salud, a optimizar su respuesta inmunitaria y a protegerlo de los procesos infecciosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario