martes, 28 de febrero de 2012

LA ESTIMULACIÓN TEMPRANA


Como padres, tenemos varias responsabilidades hacia nuestro hijo, una es cuidar que crezca sano y fuerte proporcionándole los cuidados necesarios como alimentación, vestido y vacunas;  otra es crear un entorno estimulante y lleno de amor que le permita un desarrollo pleno e integral.

El bebé nace con un rico potencial de desarrollo y los padres pueden motivar o inhibir este potencial dependiendo de las experiencias y el ambiente que le ofrezcan, ya que éstos constituyen oportunidades de aprendizaje.  Es a través de estas experiencias como el niño conoce y se familiariza con su medio ambiente, conoce su cuerpo y sus habilidades, se conoce a sí mismo y establece lazos afectivos con sus seres cercanos. 

Los bebés desde que nacen reciben estímulos de manera natural como son: el sentir la temperatura del agua durante el baño, sentir texturas mientras le cambian el pañal, escuchar sonidos cuando alguien platica cerca de él o ver los colores de su habitación.  Sin embargo, éstos no son suficientes para favorecer todo su potencial y es aquí donde los papás pueden intervenir ofreciéndole estímulos planeados y dirigidos hacia un objetivo específico para que aprenda de ellos y avance en su desarrollo. 

Estimular al bebé no se refiere a acelerar su proceso de desarrollo ni forzarlo a hacer cosas para las que aún no está listo, sino en poder reconocer y promover su potencial.  Los adultos realizan ejercicios, actividades y juegos para desarrollar las capacidades naturales del niño y que logre el éxito en cada una de las etapas del desarrollo.

www.gymboree.com.mx 

Solicita tu clase muestra! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario